28 abr. 2016

Las dimensiones del frío

Que apretadito se pone el bondi en abril… El frío llegó! gordos… flacos, todos iguales. Las dimensiones del frió lo cambian todo. La nueva realidad ya no se mide únicamente en grados, también se mide en kilos.
Una capa de abrigo sobre otra capa de abrigo viene a engrosar nuestra silueta volviéndonos torpes y fuera de estado.

El escenario es desolador!. Cuerpos gordos, panzas llenas, culos pesados y rechonchos! Todos reniegan de su falta de movilidad y eso que todavía no salieron a la calle esos que además de todo se la complican con los guantes.

Mientras pensaba en esto, cagada de frío en la parada, vi a una moneda rodar cerca mío y de repente, como por arte de magia, todos los allí presentes se transformaron en jilgueros. Un silbido general acompañado de estudiadas caras de póker se apoderó de la parada y todos se hicieron los “otros” para no tener que agacharse y dar pena. Incluso el tipo que dejó caer la monedita, mientras pasaba la misma de un bolsillo a otro, también se hizo el desentendido y se puso a revisar enérgicamente el celular.

Pero las excepciones abundan y apenas vi el ademán de levantarla que hizo un ingenuo voluntario, me apoyé en la columna de metal, que dicho sea de paso estaba más fría que abrazo de suegra, sólo para ver como su falta de conciencia acerca de las nuevas dimensiones que el frio maneja, lo harían arrepentirse de querer ser el paladín de la parada.
Se agachó para alzarla y apenas inició el descenso de su torso hacia la baldosa donde reposaba el maldito peso, se percató que llevaba puesta una campera inflable de esas que son confeccionadas  de manera tal que una serie de “canelones” dispuestos en forma horizontal parecieran atravesar al usuario de la misma, haciéndolo parecer muchísimo al gordito simpático de Michelin.

Los rollos extras que la campera le había añadido a su cuerpo le hicieron imposible llegar de un solo envión al suelo. Así que nuevamente se incorporó y arremetió decididamente contra el suelo en pos de que la panza no fuera un obstáculo imposible de sortear. Sin embargo, mientras lograba hacer contacto con la moneda (no sin antes probar una y mil veces de que lado convenía engancharla y que uña usar para tal fin), uno de los lados de la bufanda que colgada de su cuello se desenganchó y comenzó a colgar tocando el piso.

En ese mismo momento el tipo había logrado hundir la uña y enganchar de lado la moneda pero con tal mala suerte que al incorporarse pisó la punta de la bufanda y a mitad de camino de reincorporarse, ésta le pegó un tremendo tirón al cuello sacudiéndolo todo, al punto que su humanidad se desequilibró y terminó cayendo de culo al piso. Inmediatamente algo rojo me llamó poderosamente la atención, no era más que la cara del pobre tipo que estaba a punto de estallar. Para ese entonces el tipo ni siquiera había intentando pararse y el rojo furia no se disipaba de su cara, por un lado porque la bufanda asesina casi logra acogotarlo y todavía luchaba para desenredarla de su cuello, pero por el otro la cara le hervía de vergüenza dado que su osadía lo había convertido en la diversión de la parada. Tardó unos minutos más en poder levantarse del suelo y luego de tomar una bocanada de aire y con la cara colorada todavía, le dijo al dueño de la moneda “servite” y le devolvió la misma.

El bondi llegó. Todos nos apresuramos y nos apretamos para subir, menos el falso héroe, que prefirió dejarlo pasar. 
Después de todo había vendido su dignidad al módico precio de un miserable peso, sería mejor no arriesgar su integridad emocional compartiendo además ese viaje bien pegadito a quienes fueron cómplices de su frustrada audacia.






3 comentarios:

  1. esaaaaaa muy bueno el relato!! en los últimos tiempos cada vez que veo una moneda en el piso, sea invierno o verano, presto atención a su valor........... por menos de un pesito no me agacho más!!
    Pensar que cuando eramos chicos y veias una moneda de 5 centavos te partias la cara con el piso para agarrarla......... existen las monedas de 5 todavía?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mariano lo bien que hacés, jaja! Tengo una amiga que coleccionaba esas monedas porque decía que eran de la suerte. Nunca le pregunté si las juntaba del piso en el caso de encontrarlas y no quiero ni pensarlo, porque esas son menos "agarrables" todavía. Abrazos y gracias por leer.
      La Maga

      Eliminar
  2. Muy bueno Maga querida!!!!! me hiciste reir mucho...

    ResponderEliminar