13 abr. 2016

De vez en cuando....

De vez en cuando una voz, que no es la mía, me habla desde mi interior.
No te lo voy a negar, la primera vez me julepeé bastante. La voz habló y me hizo “¡LA!” pregunta. 
Yo estaba a punto de hacerme encima, pero la pregunta fue tan profunda y tan personal como odiosa. Supe entonces que esa voz solo podía ser:

1 - De algún habitante cerebral que conocía al dedillo mis conexiones neuronales, o;

2 - De Dios, cosa que descarté de inmediato ya que Dios es un invento de los hombres y entonces, de nuevo la cosa solo podía ser una creación de mi cerebro. 

Entonces comprendí que lo mejor era guardarme aquella anécdota.
Luego desapareció y segundos más tardes las preguntas boludas se sucedieron tal como lo hacen cotidianamente:

- Que vamos a comer?
- Que hiciste mal para tener que levantarte todos los días a las 6:30?
- Que vas a hacer con esa panza?
- Porque sos tan pobre? Etc.

Sin embargo, unos pocos días después el tipo volvió a aparecer con voz grave y pronunciación muy precisa, como la de un intelectual de “antes”. Me gustó mucho su charla y aunque a veces se pone bastante cínico, lo cierto es que desde entonces hablo con él casi diariamente.

Ayer el tipo me estaba sermoneando y de repente se calló. Le dije que siguiera, que esta vez no tenía razón, pero respetaba su opinión. No hubo caso. Nada!
Eso precipitó el momento del divague (in laboro) en el que por lo general me cuelgo mirando las nubes, planeando una revolución que nunca llegará y para mi sorpresa cuando me acomodé y giré hacia la ventana, lo encontré ahí sentado mirando para afuera.



- Que nublado se puso!. Me dijo. - Cuanto más va a estar así?

- Sos vos? Le dije. Que haces ahí? Porque estas vestido de Eternauta?

- Jajaja! Quien te pensás que sos? Ojalá Juan Salvo estuviese en tu cabeza.  No querida! mirame de cerca. Ves acá? y me mostraba la parte del culo del traje que decía bien clarito G. I. Joe.

-Nah! Pera! Que hace un G. I. Joe en mi cabeza?.

- No se! Decime vos porque me materializaste así? Yo hubiese elegido otra cosa.

- No, yo no elegí nada. Vos te metiste en mi cabeza sacaste información y ahora me presionas everyday.

- No seas hija de puta Marina!. Si yo desaparezco vos te ahogas en impulsos adolescentes y decisiones pelotudas que después te hacen tomar otras decisiones más pelotudas todavía. O no te acordás de la vez que quisiste cambiar de rubro y te metiste a laburar en atención al cliente y no te dejaban ni cagar en paz, que te andaban contando los minutos hasta para ir al baño y vos decidiste que lo mejor que podías hacer era mandar a la mierda al forro ese que se puso re gede y quería que le cambies el LG110 poronga que no le funcionaba, y al final te cagaron echando como un perro sarnoso.

- No!!! Como te acordás de eso? Que pelotudo ese tipo, no?, pero me pagaron bien.

- Si claro. Un auto y una casa te compraste, no? Dale!

- Bueeee_noooo!!! Que pasó? Donde quedó el intelectual del Siglo XX que me jugaba con la retórica y me hacía el entre sutilmente?

- Eso no está funcionando. Te estás pasando de boluda Marina. Cuanto más vas a esperar? Que excusa vas a poner ahora?.

- No sé de qué me hablas. Además me tengo que hacer la boluda, no? estoy hablando con un G. I. Joe!!!

- Hacé como quieras. Las nubes nunca se van a ir. Sos vos la que tenés que cambiar de cielo...


Y así de la nada pegó un salto como si un paracaídas invisible lo fuera a detener, pero no. Se fue de pique en caída libre y cuando tocó la alfombra desapareció.



1 comentario:

  1. El día que esa voz que te diga "esta todo bien, tu trabajo es lindo, tu vida es linda, todo es lindo y sos una genia" ahi estas en problemas!

    Esa voz por mas que rompa las pelotas es lo que nos mantiene vivos, cambiando, explorando.

    ResponderEliminar