18 ago. 2016

Dónde queda Aranjuez?

Estaba intentando por todos los medios hacer una nueva entrada al blog cuando G. I. Joe, queriendo empatizar conmigo, me trajo una sopa de letras y mientras armaba palabras empezó a comerme el coco.
Para el que todavía no sabe quien es G. I. Joe... fijate

-Marina —dijo.” Y solo hubo silencio. Un segundo después siguió—: Marina, Marina, Marina, Marina, Marina, Marin…. "

“-Que quereeeeees? Por dios!”

“-Te dije 20 veces Marina, porque no me contestas?”

“-Porque estoy ocupada!.

“-No importa! es importante. Me podés decir donde queda Aranjuez?”

“-Pero que se yo donde queda Aranjuez! Decime… ¿No tenés otra cosa más importante para hacer?.”

“-¿En serio no te suena? Veo Aranjuez en todas tus neuronas”.

“-Ayyy no! te pido por favor, dejame un segundo en paz, estoy intentando hacer una entrada en el Blog”.

“-Pero no seas tarada contame, vos sabés que yo te puedo ayudar. Te desenchufo de acá… y te enchufo por allá.. y algo va a salir”.

“-Ufff ni me recuerdes… Es una boludez, algo de cuando era chica….”

“-Faaaa! Soy todo oídos! Me encantan las cosas de la infancia”.

“-Bueno. El tema es así: la maestra de Lengua nos había enseñado una canción que a mí me había encantado y yo, que en ese tiempo solo tenía acceso a la tele, me obsesionaba con cantarme todos los temas que se me  cruzaran una y otra vez y creo que mi cerebro una vez que la escuchó, le hizo clic en el botón de repeat y no paró...”

“-Pero qué onda? Ahora también la escuchás? tuviste una regresión? Porque Aranjuez ahora”.

“-Aguantá! querés que te cuente o no? Hace unos días vengo trabada con la escritura. No me sale nada y cuando me pasa eso, agarro la libretita y anoto: UNA VEZ (como para empezar la historia) y algo se me ocurre.

“-Ajam… y entonces?”

“-Bueno la canción decía así: UNA VEZ Hubo un juez que vivía en Aranjuez, fue a pescar un gran pez, uno, dos y tres…”

“-Ay no que ternura, pobrecita! Tenés muchos problemas. Relajá un poco, que tenés la bocha empapelada con esa canción de mierda”.

“-Es lo que intento desesperadamente!!! No te diste cuenta?”.

“-Bueno, pero para que estoy yo? Por suerte tengo mil canciones para regalarte. Escucha esta: un elefante se columpiaba sobre la tela de una araña…”

“-La gran puta! Yo sabía que no tenía que contestarte”.

G. I. Joe. Siguió un buen rato, contó hasta 1035 elefantes y luego se zambulló en el fondo del tazón.





2 comentarios:

  1. ay ay ay....esto se pone preocupante....
    digo por la sopa....está un poco seca de caldo...pobre G.I.Joe....
    que palo se debe haber dado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Si pobre! No lo llamemos que aparece. jaja

      Eliminar