21 nov. 2016

El día que la literatura le ganó a la música.

-“Pasame la billetera” me dice Mariano.  “No te puedo creer que tengan este disco”.

Se la devuelvo y le digo en vos bien baja (deseando advertir pero sin ser advertida)… - "mirá que ya usé algo". 

Mariano abre la billetera, cuenta, pero la cuenta no le da. Se agarra la cabeza, pone gesto de que se quiere matar y dice: “Algo? Si había casi una luca.”

-Si, pero me compré un libro. 

- Un libro!? Uno más?

- Si Mariano... un libro! Lo digo saboreando la última palabra. La contengo entre los dientes. La aprieto un poco como para no soltarla de un agudo.

- Un libro de cómo hacer guita, más vale que sea ese libro... dice él, quien justamente tenía mas pesos en discos que en ladrillos.

Pero el libro no hablaba de como hacerse rico, sino más bien de cómo ser feliz leyéndolo, como cualquier otro libro... masomenos.


Lo saqué de la bolsa... de espaldas a Mariano y un millón de campanitas sonaron en mis auriculares invisibles, esos que musicalizan mi vida cuando tomo una buena decisión.



3 comentarios:

  1. fuiste más veloz que la música, pero van cabeza a cabeza. sos una capa!!! un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, sobre todo por la coronación musical de la victoria. jaja! Vos sos capo. Abrazo!

    ResponderEliminar